Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

domingo, 9 de noviembre de 2014

El disparate del tranvía

No hará ni un mes que un amigo, buen observador de la política local, me decía que conociendo al alcalde -de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla (PP)- y el poco tiempo que quedaba para las elecciones municipales, este hombre es capaz de poner en marcha otra vez el tranvía, aunque sea uno de juguete. No le di mayor relevancia en ese momento, pero sí tengo que reconocer que me dejó pensando. Pues bien, no sabemos si por la razón que este amigo me insinuaba, pero lo cierto es que 'Regresan a Vélez-Málaga las unidades del tranvía que fueron alquiladas a una ciudad australiana', informa la agencia de noticias Europa Press. También la agencia Efe titula que 'El tranvía de Vélez-Málaga regresa de Sidney'. El regreso del tranvía ha pillado por sorpresa a los vecinos, ya que se anunció que el alquiler sería por dos años

Imagen: Facebook Velevisa TV
De entrada, que el tranvía haya vuelto de esta forma a la capital de la comarca es una muestra más del desastre en el que se ha convertido el transporte público municipal de viajeros en esta localidad. Por más vueltas que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga le haya dado al servicio con la reordenación de las líneas de autobús y la puesta en funcionamiento de microbuses en el centro histórico, esto no hay quien lo arregle por ahora. Pero volvamos al tranvía. ¿Con qué intención regresa? Esa es la pregunta principal para la que no hay respuesta aún. Según el alcalde veleño, Francisco Delgado Bonilla, la vuelta del tranvía "es un prueba de la voluntad del Ayuntamiento de que el servicio, paralizado desde junio de 2012, entre de nuevo en funcionamiento". Pero para ello, claro, quiere que la Junta de Andalucía cumpla con "sus compromisos en cuanto a la financiación del déficit de este transporte". Cabe recordar que Delgado Bonilla pretende que el Gobierno andaluz asuma el 75 por ciento de este déficit mediante un convenio similar al que se ha firmado para el metro de Málaga. Quizá lo único bueno a bote pronto de toda esta operación (si es que hay algo) es que el alcalde veleño tiene más argumentos con el tranvía de nuevo aquí para presionar a la Junta. Pero paremos de contar. Y confiemos, además, en que este sistema de transporte no se convierta en un enorme motivo de confrontación electoral. La cosa es que el tranvía ha vuelto de la misma forma en la que se fue. Con nocturnidad y sí, también con algo de alevosía. Sin ningún comunicado oficial previo ni manifestación alguna del propio alcalde advirtiendo del regreso de las máquinas. Como si Delgado Bonilla sintiera vergüenza (ajena sí existe, se lo aseguro) de cómo se ha desarrollado toda la operación o como si se pudiera ocultar algo tan grande en todos los sentidos. 

Imagen: Facebook Velevisa TV
Aquí está de nuevo el tranvía. Y no sabemos con exactitud cuáles han sido las ventajas reales del alquiler de sus unidades ni lo que han ganado (o dejado de perder) las arcas municipales. Tampoco lo que va a suponer su retorno. Vuelve el tranvía antes de tiempo, auditado y con unas infraestructuras prácticamente abandonadas, como recordaba recientemente Diario Sur cuando publicaba que 'El fiasco del tranvía convierte la infraestructura en pasto del abandono'. La falta de mantenimiento pasa factura a un equipamiento que supuso una inversión de más de 30 millones. Y regresa, a causa ahora del ocultismo del equipo de gobierno del PP local, sin que sepamos para qué está de nuevo aquí. Visto lo visto, ¿debió el tranvía irse alguna vez o hubieran sido más razonables otro tipo de alternativas? Por favor, que alguien nos aclare este gran disparate.

Otros titulares:


Es todo por ahora. Nuevas noticias aquí mismo, a lo largo de la jornada, y en la columna de la derecha del portal. También, en la entrada de ayer. Actualizaciones por correo electrónico y suscripción. Todas las entradas están abiertas a comentarios. Más datos y contenidos en la página principal.