Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

lunes, 12 de agosto de 2013

La firma - Hoy, Alejandro Cuenca / Y al final triunfó el "Falla torreño"



Y al final triunfó el "Falla torreño"@_cuencalejandro


El eco del cante hecho con poesía, lleno de picardía, de buen humor hecho sentimiento, de solidaridad, continúa en Torre del Mar a la mañana siguiente. En la carpa del recinto ferial torreño se instaló un espejo pícaro y satírico de la sociedad actual. De nosotros y los que nos rodean. Más de una y de uno aún continúa tarareando letrillas de una buena comparsa o de una grandiosa chirigota allá por donde va. La I Gran Gala de Carnaval de Torre del Mar ha demostrado que aquí también se pueden acoger grandes espectáculos.

Fue una noche de lujo la que se vivió este sábado en esta localidad perteneciente a Vélez-Málaga, como su plantel artístico. Un hito de la comparsa como es la de Juan Carlos Aragón unido a un par de chirigotas veteranas del Teatro Falla gaditano como son las del Selu y el Yuyu. La noche prometía desde que se anunció y no fue para menos. La I Gran Gala del Carnaval de Torre del Mar. La asistencia de más de 1.000 personas supone, cuanto menos, la confirmación del éxito.



Pero para éxito, el comportamiento de tan numeroso grupo de personas que fue excepcional, teniendo en cuenta tanto el número de asistentes, como las horas de actuación (se alargó hasta las cinco horas de función). Así lo alabaron los distintos miembros de las agrupaciones carnavaleras. Sin embargo, la sensación no fue la pesadez del tiempo ni el caluroso agosto. Fue el contraste de emociones, del sentimiento y la sensibilidad a los puntazos humorísticos y la carcajada. La sensación fue la de orgullo de poder ver un espectáculo semejante en nuestra tierra. Cunda el ejemplo.



Sonido que se acoplaba algunas veces, algunos problemas con los micrófonos (sobre todo durante la actuación de la comparsa) o la escasa decoración en el escenario son los puntos negativos reseñables en esta crónica. Muy pocos, para ser la primera vez de un gran espectáculo que salió adelante después de mucho trabajo. La organización del evento pidió disculpas por los errores que hubieran cometido y adelantaron que en la II Gran Gala del Carnaval no pasará. O sea, que habrá segunda vez, esperemos el próximo año.

El escenario del improvisado "Falla torreño" se fue llenando de arte hasta derrocharlo a borbotones. Pasadas las diez de la noche dio comienzo la gala con los cortes de humor de José Mari (presentador y miembro de la chirigota del Selu), convertido en una limpiadora del Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz, de "Pepi" vamos. El escenario se fue llenando de cabrones. Sí, de cabrones (cariñosamente conocidos). La chirigota del Yuyu bajo el tipo de "Los últimos en enterarse", uno de los más característicos y representativos de su paso por el Falla. El primer plato caldeó el ambiente y la carpa ya estaba entregada en cuerpo y alma.



Después de varias carcajadas y finalizando con un popurri recopilatorio de todos sus éxitos, los cabrones abandonaron nuestra "tacita". El quejío y el eco de las octavillas retumbaron por todo el municipio. Con un público ya entregado, no se esperaba menos de la comparsa de Juan Carlos Aragón que a golpe de magia y sobre góndola supieron calmar las ansias de tan admirada disciplina. 


El punto y final a la comparsa lo supo poner Jose Mari, con su ánimo, su salto del escenario y posterior caída al suelo (un simple susto).



Hasta tres veces se cambiaron los del Selu para interpretar sus letras bajo el tipo adecuado. Detalle a tener muy en cuenta de esta chirigota que cumple 25 años de carnaval. Los banqueros fueron contando sus verdades al pueblo veleño sobre la economía y la política. Los más "enteraos" dieron por entendido que ellos ya lo sabían y las Pepis... ¡Ay! Las Pepis. Con el polverío del escenario dieron mayor credibilidad al tipo. Si el "pinpanpinpan" retumbó en el Falla, ayer el público presente en Torre del Mar no lo hizo peor que en dicho teatro. Este y otros estribillos fueron ampliamente interpretados en el recinto.



Un gran espectáculo. Grandes agrupaciones unidas el mismo día, la misma gala que conmocionó a todo el público. Un deseo: que se repita.