Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

lunes, 24 de junio de 2013

La firma - Hoy, Alejandro Cuenca / Una noche llena de magia

Una noche llena de magia / @_cuencalejandro

Una noche llena de magia, y nada más que por el espéctáculo de la luna llena vista desde el mar lo es. Una tradición popular cada vez más desvirtualizada. Eso es la gran noche de San Juan. Su pro y su contra. Una fiesta que, por encima de todo, con la quema de los tradicionales "júas" se protestaba y criticaba lo que a lo largo del año sucedía en el entorno. De una forma llamativa y pacífica, porque formaba parte de la fiesta. Una noche mágica en la que la gente acudía a la media noche para bañarse o lavarse la cara en el mar y conservar su belleza. En la que se saltaba alrededor de la hoguera o, ésta, se utilizaba para quemar hechos del pasado y deseos del futuro.

Hay dos San Juan. Sí, dos fiestas de San Juan que no tienen por qué chocar entre sí. Por un lado, está la celebración pagana de las personas que -amantes de la naturaleza-, acudían a la playa en el solsticio de verano (20-21 de junio) a hacer hogueras para dar más fuerza al sol. Se entiende que a partir de esos días, el sol va debilitándose hasta llegar al invierno. Por el otro, tenemos a la fiesta cristiana de San Juan del 24 de junio. En España, ambas celebraciones se unen haciendo de San Juan una fiesta única y mágica, con tradiciones igualmente enlazadas.

Teniendo en cuenta lo anterior, las hogueras se siguen haciendo. En Málaga, adquieren la forma de los "júas", muñecos que representan a personajes relevantes del entorno que pueden -o no- estar de actualidad. Con un espíritu lúdico o crítico, o ambos. Cobra especial sentido cuando se entiende como forma de crítica, ya que en muchísimos casos se utilizan estos muñecos para mostrar el desacuerdo con algo que esté sucediendo. En años pasados, he visto quemar desde un "júa" con forma del euro pasando por la Troika y hasta llegar al político de turno. Sin embargo, en algunas zonas ya no se ven tantas hogueras como antes, por ejemplo, en el litoral veleño, por los motivos que sean, se ven pocas y menos con el sentido de crítica.

Muchas veces parece que cada vez se va desvirtualizando más la fiesta. Quizá algo inevitable también, por eso que dicen de la constante evolución. Pero cada vez la noche de San Juan pierde su magia para convertirse en una moraga más, con pocas hogueras, simplemente pasar la noche en la playa. Algo tendrá que ver que cada vez sea más complicado realizar estas famosas moragas durante el resto del verano, y se aproveche esta noche en la que todos vamos al litoral para hacerlo. De ser así, ayudaría mucho eso de recoger lo que uno deja en la playa para que finalmente no nos prohíban ni nos pongan trabas a hacer una hoguera o pasar la noche en la playa.

Esto es algo que resulta muy gracioso teniendo en cuenta que hace pocos años, la policía fue a apagar las hogueras que se iban haciendo en la arena de la playa de Torre del Mar en la noche de San Juan, mientras la propia organizada por el Ayuntamiento -más a lo grande-, se hacía, cómo no, en la arena. Y eso que esa hoguera servía de lumbre, más que de fuego para dar más fuerza al sol. Tampoco se saltaba por encima ni se rodeaba para jugar.

Qué momentos esos en los que hagas o no una moraga, elabores o no una hoguera, acude todo el mundo a eso de la media noche a lavarse la cara en la orilla del mar o bañarse directamente si la temperatura lo permite. Al siguiente día esperas que haya aumentado tu belleza. Surta efecto o no, el rato de ilusión y de felicidad rodeado de las personas que te importan, sin duda, lo merece.

Por último, no hay que olvidar ese momento de acudir a la hoguera a quemar unos papelillos escritos rápidamente para que se cumplan tus deseos y se alejen los malos recuerdos. Para eso sirven también los "júas"; para alejar más los malos momentos, situaciones y hechos que no son de agrado. Muchos aprovechan también para quemar aquello que simbolice lo que más le ha costado alcanzar. Muchos apuntes se han quemado en las hogueras de San Juan. Aprovechen para hacer una moraga en la playa, pero sigan quemando "júas" en la hoguera y a soñar con amanecer rejuvenecido. Además, dicen que el rocío de San Juan tiene un poder mágico y medicinal...