Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

domingo, 5 de mayo de 2013

La firma - Hoy, Alejandro Cuenca / Año tras año, arena va

Año tras año... ¡Arena va! / @_cuencalejandro
 
Mayo es ese mes de primavera en esplendor, de la llegada de temperaturas más agradables, de romerías (¡seis en Vélez!), de sol y de nubes, de calma y tempestad. Coincide con la temporada perfecta para acicalar nuestras playas y ponerlo todo a punto para que paisanos, turistas y empresarios pueden aprovechar un verano que suavice la mala situación económica de la zona. El turismo de sol y playas es muy atractivo para los turistas y, aunque la Axarquía tiene mucho más que ofrecer, tiene que estar preparada para eso también.

El caso es que con una semana de trabajo en la regeneración de una de las playas más afectadas durante el año por los distintos temporales, no se puede lograr que llegado el momento, la playa de Ferrara en Torrox esté en condiciones para su uso. Así lo han denunciado empresarios de la zona para La Opinión de Málaga. Estos empresarios de chiringuitos instalados en esta playa han observado con profunda sorpresa cómo en una semana han pretendido regenerar esta playa. Y es que este “parcheo”, como califican, que hace cada año la Demarcación de Costas no solucionará nunca el problema que sufren playas como esta con los golpes de mar.

No paramos de gastar en arena y más arena salvajemente para que al mes o los dos meses siguientes, otro nuevo golpe de mar acabe con el trabajo conseguido en cuestión de días, incluso horas. Para estos empresarios no es esta la solución, que mantiene las playas durante un tiempo para que poco después estén igual. Ahí está la desesperación, ya que como también recoge el mismo diario, esta finalización de los trabajos se produce unos días después de que Costas anunciara la “inminente instalación de un primer espigón en esta playa axárquica”.

Estos empresarios ven con miedo lo que pueda ocurrir de aquí a la llegada del verano, puesto que de seguir así y de ser cierto que han acabado los trabajos de regeneración por este año, está claro que no se puede negar que venga un nuevo golpe de mar que acabe con todo lo que se ha hecho hasta el momento. El ejemplo está en la hemeroteca de los distintos medios de comunicación, en los que año tras año leemos el destrozo que estos golpes de mar provocan en esta playa y otras de los municipios costeros de la Axarquía.

La solución definitiva pasa por la instalación de espigones en nuestro litoral, para asegurar la regeneración de las playas, algo que beneficiaría tanto a empresarios como a los propios usuarios paisanos y turistas que en la temporada estival acuden al litoral para disfrutar de nuestras playas y nuestro tiempo. El momento económico que atravesamos no es el más adecuado para acometer trabajos de este tipo, bastante costosos, algo que perjudica la situación, pero que esperemos que finalmente pueda ser una realidad a partir del próximo año como ya avanzaba el jefe de Demarcación de Costas, Ángel González. Esta es una solución que se propuso en el verano pasado, pero que, de momento, tendrá que esperar un año más para ver la luz. Más vale tarde dirían algunos, confiando en que no sea demasiado tarde.

Lo mismo ocurre en playas del término municipal de Vélez-Málaga. A finales del mes pasado, el municipio veleño hacía lo propio con su parte del litoral axárquico llevando a cabo labores de oxigenado y reperfilado de nuestras playas. Con algunos puntos complicados como en la playa más oeste de Torre del Mar, que limita con el recinto ferial torreño, donde los golpes de mar se han comido gran parte de la playa. De hecho, la orilla casi parecía no existir entre mar y chiringuito. Una vez más, se adecentan las playas con otra gran aportación de arena, que dentro de unos meses, estará toda bajo el mar.

Para las playas del litoral veleño también se habían propuesto medidas del mismo tipo. En concreto, en el año 2011 el regidor veleño Delgado Bonilla encargaba un estudio para la instalación de espigones submarinos para conseguir estabilizar las playas del municipio. La situación es más compleja, puesto que Vélez tiene a su cargo 23 kilómetros de costa que tiene que poner a punto constantemente y año tras año. De esta noticia poco se ha vuelto a oír nada más. Por ahora, se sigue trabajando en la aportación de grandes cantidades de arena que los temporales de invierno han hecho que el mar se trague, pero de espigones no hay nada asegurado todavía.