Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

jueves, 2 de mayo de 2013

El premio al mejor alcalde de España termina en escándalo

El premio al mejor alcalde de España al que opta (u optaba) el regidor veleño Francisco Delgado Bonilla (PP), entre otros, ha desembocado en un escándalo en toda regla. La Universidad Pontificia de Salamanca ha terminado cesando al director de un máster por dar irregularmente premios y cargos. Jorge Santiago, como, por ejemplo ha informado El Mundo recientemente, suscribía convenios con universidades y con empresas sin tener la autorización del centro. En este mismo periódico podemos leer que el premio Pablo de Tarso al mejor alcalde de España (supuestamente convocado por el Instituto Mexicano de Evaluación y el Máster de Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política de la Universidad Pontificia de Salamanca) destapó el caso. Designó a coordinadores en Latinoamérica sin ningún permiso. El profesor, por cierto, ha denunciado a su vez a tres cargos de la Universidad. Como se recordará, poco se tardó en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga en anunciar públicamente, a pesar de las dudas que existían desde el principio sobre los extraños métodos de selección en el proceso, que el popular Francisco Delgado Bonilla, había sido "nominado" al Premio Nacional Pablo de Tarso 2013 como mejor alcalde de España. El regidor incluso presumía, en un rápido ejercicio de propaganda, que había sido seleccionado tras un estudio con "rigor metodológico" por su "buena gestión pública". No fue el único seleccionado. Al menos también lo estaban, y lo supimos porque así lo comunicaron, José María García Urbano (PP), de Estepona, en Málaga; Trinidad Herrera (PP), de Almuñécar, en Granada; Adela Pedrosa (PP), de Elda, en Alicante; Juan Soler (PP), de Getafe, en Madrid; Ángela Vallina (IU), de Castrillón, en Asturias; el independiente Ginés Campillo (UIDM), de Mazarrón, en Murcia; Carlos Fernández Bielsa (PSPV-PSOE), de Mislata, en Valencia; José Enrique Fernández de Moya (PP), de Jaén; y Amparo Folgado (PP), de Torrent, también en Valencia. Después de lo conocido estos días, sería conveniente saber cuál es ahora la opinión de estos mandatarios. El Instituto Mexicano, por cierto, ha eximido al profesor de la Pontificia de responsabilidad. Asegura, publicaba también El Mundo, que usó a la Universidad en los Premios 'Pablo de Tarso' sin conocimiento de Santiago. Este mismo periódico apunta, por cierto, que el 5% de los alcaldes españoles fueron nominados a los Premios. Regidores como el de Getafe y el de Lepe, entre otros, celebraron públicamente el haber sido seleccionados por la organización. Como bien indica El Mundo, "el premio ahora está en cuestión y existen muy serias dudas de que pueda llegar a entregarse". Estos días los alcaldes, que quedaron cegados por los focos, no hablan. La progaganda, la foto, ya no interesa. Un excelente ejercicio de humildad y transparencia sería que, inmediatamente, renunciaran a la nominación. ¿Sería demasiado pedir?

Más detalles, en el siguiente dossier de prensa y en las entradas del blog que se relacionan: