Comparte este blog

Más con tus clicks

A sólo un click, destacadas recomendaciones y atractivos productos y servicios en las ventanas publicitarias

viernes, 4 de enero de 2013

La firma - Hoy, Alejandro Cuenca / La mar sigue revuelta

La mar sigue revuelta

Los pesca de arrastre malagueña continúa sin solución /@alecico90

 
La mar está revuelta y no es el mejor momento para la pesca en la Axarquía. Y ya no sólo en nuestra comarca, sino también en Málaga, Granada y Almería, en definitiva, para la pesca del Mediterráneo. En octubre entraba en vigor la nueva normativa europea que afecta principalmente a la pesca de arrastre. Una normativa que, a juzgar por los propios pescadores de Caleta de Vélez, no se asemeja a las condiciones ni características de los productos que se pescan a diario en el litoral malagueño. Los hilos de las mallas de las redes de pesca debían pasar de  cinco milímetros a tres. Esto, según ha publicado La Opinión de Málaga el pasado día dos de enero, ha provocado un descenso en las capturas del 60% con respecto a 2011.

Hace dos meses, Ignacio Escobar, director general de Recursos Pesqueros, prometió la llegada de observadores europeos para que presenciaran las artes de pesca de la zona malagueña y comprobaran ellos mismos las dificultades del sector con esta nueva normativa. Pasado este tiempo, los pescadores siguen esperando esa visita que aún llegando, lo hace tarde. Es decir, la medida es incoherente, porque dictar una normativa sin conocer verdaderamente la técnica y peculiaridad del oficio es incomprensible. Ante situaciones complejas hay que buscar soluciones complejas. Lo que está claro es que así no se hacen las cosas.

La pesca es una profesión difícil y malpagada, por la desvariación de precios entre la lonja y el mercado. A esto hay que sumarle los temporales, mareas rojas, incremento del precio del combustible y paros biológicos que deben respetar los pescadores. En cualquier caso, es cierto que algunos de estos contratiempos son similares a los de cualquier otra profesión. Son gadgets del oficio. Pero la nueva normativa europea imposibilita la pesca de gambas, chopitos, calamaritos, pescailla, bacaladilla y, hasta en algunos casos, el jurel.

Lo único que se pide es que la normativa europea sobre la pesca tenga en cuenta las diferencias existentes entre los productos del mar en unas zonas y en otras. En concreto, en el litoral malagueño estos productos suelen tener un tamaño inferior que hace que se escapen de las redes. Independientemente de que vengan los observadores o no, es un problema que, directa o indirectamente, nos afecta a todos y hay que solventar.